¿Qué es el rango de movimiento pasivo?

  • Vs. rango de movimiento activo
  • Cuando lo usamos
  • Cómo mejorarlo
  • Ejercicios
  • Para llevar

Compartir en interés

“Rango de movimiento pasivo” y “rango de movimiento activo” son dos términos que se utilizan comúnmente en los círculos de fitness y rehabilitación. Aunque ambos implican mejorar el rango de movimiento de una articulación, el método real de hacerlo difiere.

Si alguien mueve o estira físicamente una parte de su cuerpo, como su pierna, esto se llama rango de movimiento pasivo. En esta situación, un cuidador o fisioterapeuta está ahí para ayudar con los ejercicios de las articulaciones si le resulta difícil o no puede hacer ningún esfuerzo.

En otras palabras, si no puede realizar activamente los ejercicios de rango de movimiento, un compañero puede ayudarle.

Esto se ve más comúnmente en el campo de la rehabilitación. Un fisioterapeuta o una máquina trabajará para aumentar el rango de movimiento de una persona (específicamente involucrando la articulación y los ligamentos) hasta la línea de base previa a la lesión.

Rango de movimiento activo

El rango de movimiento activo, por otro lado, se refiere a mover una articulación por sí mismo contrayendo los músculos.

“Este tipo de rango de movimiento es importante porque está más estrechamente asociado con nuestras actividades diarias (caminar al trabajo, agarrar algo de la despensa o competir en una competición deportiva)”, explicó Austin Martínez, director de educación de StretchLab.

Cuando usamos el rango de movimiento pasivo

Si estás lidiando con las secuelas de una lesión en tus hombros, rodillas, caderas, cuello o cualquier otra parte de tu cuerpo que alberga una articulación, entonces sabes lo fácil que es que tu rango de movimiento se vea afectado.

Esto se debe a que el rango de movimiento o la distancia y dirección en que una articulación puede moverse es a menudo limitado después de experimentar un trauma en esa área.

Para tener una mejor idea del impacto en una articulación en particular, un médico, fisioterapeuta, entrenador de atletismo u otro profesional de la salud calificado puede medir la cantidad de movimiento en una articulación o parte del cuerpo para ver si hay un rango de movimiento limitado. Esto se hace típicamente durante una evaluación física después de una lesión o como parte de un programa de rehabilitación.

Si su rango de movimiento es limitado, se beneficiará de pasar algún tiempo realizando una serie de ejercicios de rango de movimiento pasivo o activo. Para que la zona lesionada vuelva a estar sana, un fisioterapeuta utilizará este tipo de ejercicio como parte de su plan de tratamiento general.

Un entrenador personal puede utilizar ejercicios de rango de movimiento pasivo durante una sesión de entrenamiento para ayudarle a mejorar la movilidad y el rendimiento atlético.

Además, puede realizar ejercicios de rango de movimiento pasivo como parte de una rutina de estiramiento asistido por el compañero. Esto se hace comúnmente en el atletismo, las clases de ejercicio y las clases de rehabilitación en grupo.

Cómo mejorar la amplitud de movimiento

La mejor manera de mejorar su rango de movimiento, dijo Martínez, es a través de medidas pasivas, porque se puede aplicar más fuerza y mantenerla durante más tiempo. Esto permite un mayor cambio con el tiempo.

Dicho esto, la elección del mejor método para mejorar su rango de movimiento también depende de sus objetivos.

Según Martínez, si tu objetivo es aumentar la función y el rango de movimiento de tus articulaciones específicamente (generalmente después de la lesión), es mejor trabajar con un profesional capacitado como un médico o fisioterapeuta.

Y si tu propósito es aumentar la flexibilidad de tus músculos, trabajar con un profesional capacitado que conozca este campo como un entrenador personal es clave también.

“Lo más común es que se trate de un estiramiento pasivo en el que una persona capacitada o un aparato (correas de estiramiento) ayuda a asistir el proceso de estiramiento”, explicó Martínez.

Además, las medidas activas pueden mejorar el rango de movimiento. Esto se realiza más comúnmente como un calentamiento dinámico (estiramiento), en el que se mueve el cuerpo en varias posiciones para aumentar la circulación y el rango de movimiento. El estiramiento se realiza mejor antes de una actividad o ejercicio.

Ejercicios de rango de movimiento pasivo

Algunos de los ejercicios de rango de movimiento pasivo más comunes y seguros están relacionados con el estiramiento de los músculos circundantes con el objetivo de aumentar la flexibilidad muscular.

Una forma de hacerlo según Martínez es con una herramienta como una correa de estiramiento. Esto te ayudará a mantener el estiramiento por un período de tiempo más sostenido.

Sin embargo, contar con la ayuda de alguien para el estiramiento es una forma más eficaz de practicar ejercicios de rango de movimiento pasivo.

“Con estos ejercicios, un profesional entrenado mueve tu cuerpo en el estiramiento y lo sostiene por ti, con la intención de aumentar tu flexibilidad muscular”, explicó Martínez.

“Esto es superior por algunas razones”, dijo.

Primero, el profesional entrenado entiende los límites adecuados y sabe hasta dónde llegar. Segundo, saben cuánto tiempo hay que aguantar el estiramiento. También están entrenados para saber si se está apuntando a las áreas apropiadas para lograr los mayores beneficios.

Con eso en mente, aquí hay tres ejercicios de rango de movimiento pasivo que Martínez dijo que puedes hacer tú mismo o recibir ayuda de un profesional educado en técnicas de estiramiento.

Hombros : Estiramiento del pecho de la puerta

Si un compañero está ayudando con este ejercicio, moverá sus brazos a través del movimiento.

  • Dobla el codo a 90 grados y alinea tu antebrazo en posición vertical contra un pasillo o una puerta abierta.
  • Arroja el torso hacia adelante, abriendo finalmente el pecho y creando un estiramiento.
  • Cuello : Estiramiento de rotación

    Esto estirará el levante de la escápula, un músculo que está tenso en muchas personas y que tiende a causar molestias en el cuello y el omóplato.

  • Mientras está sentado, gire su nariz hacia su axila.
  • Use su mano para empujar la parte de atrás de su cabeza hacia abajo.
  • Piernas : Estiramiento de Piriformis

    Muchas personas podrían beneficiarse del aumento de la flexibilidad de la cadera, especialmente las que experimentan molestias en la parte baja de la espalda. Este ejercicio, conocido también como la postura de la paloma, estira un músculo de esta zona, el piriforme.

  • Ponga su pierna delante de usted en posición inclinada.
  • Inclínese sobre sus caderas para estirar el piriforme.
  • Para un estiramiento asistido por la pareja:

  • Acuéstese en el suelo o en la mesa de rehabilitación.
  • En lugar de usar el peso de su cuerpo, haga que su pareja ofrezca resistencia moviendo su pierna a través del rango de movimiento pasivo.
  • La comida para llevar

    Realizar ejercicios de amplitud de movimiento pasivo después de una lesión puede ayudar a mantener la movilidad de las articulaciones y disminuir la probabilidad de que se produzca una disminución a largo plazo de la amplitud de movimiento general.

    Esto no sólo ayuda en el proceso de rehabilitación, sino que también le ayuda a tener suficiente movilidad para realizar las tareas diarias y seguir participando en las actividades que le gusta hacer.

    Deja una respuesta