¿”Droga de entrada” o “Curador natural”? 5 mitos comunes sobre el cannabis

  • “Droga de entrada”
  • Adicción
  • Potencia
  • “Todo-natural”
  • Sobredosis
  • Para llevar

Compartir en interés

El cannabis es una de las sustancias más conocidas y de uso más frecuente, pero todavía hay mucho que no sabemos sobre ella.

Además de la confusión, existen muchos mitos muy difundidos, incluido uno que posiciona el consumo de cannabis como una puerta de entrada a un consumo de drogas más grave.

Aquí hay un vistazo al mito de la “droga de la puerta” y algunos otros con los que te habrás encontrado.

1. Es una droga de entrada

El veredicto: Falso

El cannabis suele denominarse “droga de entrada”, lo que significa que su consumo probablemente dará lugar al consumo de otras sustancias, como la cocaína o la heroína.

La frase “droga de iniciación” se popularizó en el decenio de 1980. Toda la idea se basa en la observación de que las personas que consumen sustancias recreativas suelen empezar por consumir cannabis.

Algunos sugieren que el cannabis afecta a las vías neuronales del cerebro, lo que hace que las personas desarrollen un “gusto” por las drogas.

Sin embargo, hay pocas pruebas que respalden estas afirmaciones. Mientras que muchas personas usan cannabis antes de usar otras sustancias, eso solo no es prueba de que el uso de cannabis causó que ellos hicieran otras drogas.

Una idea es que el cannabis, al igual que el alcohol y la nicotina, es generalmente más fácil de acceder y de pagar que otras sustancias. Por lo tanto, si alguien va a hacerlas, probablemente comenzará con el cannabis.

Un estudio de la Fuente Confiable de 2012 menciona que en el Japón, donde el cannabis no es tan accesible como en los Estados Unidos, el 83,2% de los usuarios de sustancias recreativas no consumieron cannabis en primer lugar.

También es importante recordar que hay muchos factores que pueden llevar a alguien a formar un trastorno de uso de sustancias, incluyendo factores personales, sociales, genéticos y ambientales.

2. No es adictivo

El veredicto: Falso

Muchos defensores de la legalización de la cannabis afirman que ésta no tiene el potencial de ser adictiva, pero no es así.

La adicción al cannabis se manifiesta en el cerebro de manera similar a cualquier tipo de adicción a las sustancias, según una revisión de estudios de 2018 de Fuente Confiable.

Y sí, quienes consumen cannabis con frecuencia pueden experimentar incómodos síntomas de abstinencia, como cambios de humor, falta de energía y deterioro cognitivo.

Un informe publicado en 2015Fuente Confiable sugiere que el 30 por ciento de las personas que consumen cannabis pueden tener algún grado de “trastorno por consumo de marihuana”.

Dicho esto, vale la pena señalar que las drogas legales y socialmente aceptables, como la nicotina y el alcohol, también son adictivas.

3. Es más fuerte hoy que nunca

El veredicto: Verdadero y falso

A menudo se dice que la cannabis es más fuerte que nunca, lo que significa que contiene concentraciones más altas de THC, el cannabinoide psicoactivo de la cannabis, y CBD, uno de los otros cannabinoides principales.

Esto es en gran parte cierto.

En un estudio realizado en 2016, Fuente Confiable examinó casi 39.000 muestras de cannabis que habían sido incautadas por la Dirección de Lucha contra las Drogas (DEA). El estudio determinó que el contenido de THC de la cannabis aumentó drásticamente entre 1994 y 2014.

Para el contexto, el estudio señala que los niveles de THC de la cannabis en 1995 fueron de alrededor del 4 por ciento, mientras que los niveles de THC en 2014 fueron de alrededor del 12 por ciento. El contenido de CBD aumentó de manera similar con el tiempo.

Sin embargo, hoy en día también se puede encontrar una mayor variedad de productos de cannabis de baja potencia, al menos en las zonas que han legalizado la cannabis con fines recreativos o medicinales.

PUBLICIDADObtener respuestas de un médico en minutos, en cualquier momento

¿Tiene preguntas médicas? Conéctese con un médico certificado y experimentado en línea o por teléfono. Pediatras y otros especialistas disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

PREGÚNTELE A UN MÉDICO AHORA.

4. Es “todo-natural”

Mucha gente cree que el cannabis no puede ser dañino porque es natural y proviene de una planta.

Primero, es importante notar que “natural” no significa seguro. La hiedra venenosa, el ántrax y las setas mortíferas también son naturales.

Además, muchos productos de cannabis no son exactamente naturales.

Las toxinas antinaturales – y más importante aún, inseguras – pueden aparecer a veces en la cannabis. Los cultivadores de cannabis suelen utilizar pesticidas, por ejemplo. Incluso en las zonas que han legalizado la cannabis, a menudo no hay una reglamentación o supervisión coherente.

5. Es imposible una sobredosis

El veredicto: Falso

Por definición, una sobredosis implica tomar una dosis que es peligrosa. Mucha gente asocia las sobredosis con la muerte, pero las dos no siempre ocurren juntas.

No se han registrado sobredosis fatales de cannabis, lo que significa que nadie ha muerto por una sobredosis de cannabis solamente.

Sin embargo, usted puede consumir demasiado y tener una mala reacción, a menudo llamada “greenout”. Esto puede hacer que te sientas muy mal.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades -Fuente de confianza-, una mala reacción al cannabis puede causar:

  • confusión
  • ansiedad y paranoia
  • delirios o alucinaciones
  • náuseas
  • vómitos
  • aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial

La sobredosis de cannabis no te matará, pero puede ser bastante desagradable.

El resultado final

Hay muchos mitos en torno a la cannabis, algunos de los cuales sugieren que la cannabis es más peligrosa de lo que es, mientras que otros restan importancia a ciertos riesgos. Otros refuerzan los estigmas y estereotipos perjudiciales.

Cuando se trata de usar cannabis, lo mejor es hacer su propia investigación primero y considerar las fuentes de la información que encuentre.

Sian Ferguson es un escritor y editor independiente con sede en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Sus escritos abarcan temas relacionados con la justicia social, el cannabis y la salud. Puedes contactar con ella en Twitter.

Deja una respuesta