Comprensión de los suplementos de hierro para la anemia

  • Tipos
  • Dosificación
  • Suplementos naturales
  • En el embarazo
  • Para llevar

Resumen

El hierro es un mineral que produce glóbulos rojos y ayuda a transportar el oxígeno por todo el cuerpo. Cuando los niveles de hierro son bajos, se produce una anemia por deficiencia de hierro. Hay una disminución en el flujo de oxígeno a tus órganos y tejidos. La anemia por deficiencia de hierro es uno de los trastornos nutricionales más comunes en el mundo.

Tomar suplementos diarios de hierro es una parte importante del manejo de la anemia por deficiencia de hierro. En este artículo, revisaremos los diferentes tipos de suplementos de hierro disponibles y sus recomendaciones de dosis.

También veremos la relación entre la anemia y el embarazo, y exploraremos algunas soluciones naturales que pueden ayudar a aumentar los niveles de hierro.

Tipos

Suplementos orales

Los suplementos de hierro por vía oral son los tratamientos más comunes para la anemia. Se pueden tomar en forma de píldora, líquido o sal.

Hay una variedad de diferentes tipos disponibles, incluyendo:

  • sulfato ferroso
  • gluconato ferroso
  • citrato ferroso
  • sulfato férrico

Altas dosis de suplementos de hierro por vía oral pueden provocar síntomas gastrointestinales (GI) como náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento y heces oscuras.

Suplementos intravenosos

Ciertas personas pueden necesitar tomar hierro por vía intravenosa. Las razones por las que puede necesitar tomar hierro por vía intravenosa incluyen:

  • tu cuerpo no puede tolerar los suplementos orales
  • sufre de pérdida de sangre crónica
  • tu tracto gastrointestinal tiene problemas para absorber el hierro

Hay varios tipos diferentes disponibles, incluyendo:

  • dextrano de hierro
  • hierro sacarosa
  • gluconato férrico

El hierro intravenoso puede a veces causar una reacción alérgica, en cuyo caso su médico probablemente le sugerirá que cambie de preparado. Aunque los efectos secundarios severos del hierro intravenoso son raros, pueden incluir urticaria, picazón y dolor en los músculos o las articulaciones.

Dosificación

La dosis de los suplementos de hierro varía de una persona a otra. Hable con su médico sobre la cantidad que debe tomar.

Tradicionalmente, se administra una dosis diaria de 150 a 200 mg de hierro, normalmente repartida en tres dosis más pequeñas de unos 60 mg. También hay disponibles suplementos de hierro de liberación gradual. Sólo es necesario tomarlos una vez al día.

Sin embargo, una investigación más reciente de Fuente Confiable sugiere que tomar hierro una vez cada dos días es igual de efectivo y tiene una mejor absorción. Hable con su médico sobre la mejor estrategia de dosificación para usted.

Ciertos alimentos como los lácteos, los huevos, las espinacas, los granos enteros y la cafeína pueden hacer que el hierro pierda su valor nutricional. Intente evitar estos alimentos al menos una hora antes y después de tomar los suplementos. Los antiácidos y los suplementos de calcio también deben tomarse al menos con una hora de diferencia con respecto al hierro.

Es importante señalar que es posible que las personas con anemia tomen demasiado hierro suplementario. En algunos casos, el exceso de hierro puede causar problemas gastrointestinales, náuseas, dolor abdominal o desmayos. En los casos graves, puede provocar efectos secundarios más graves como insuficiencia de órganos, coma e incluso la muerte.

Suplementos naturales de hierro

Si usted vive con una anemia leve por deficiencia de hierro, es posible tratar sus síntomas de manera natural a través de una dieta sana y equilibrada que incluya alimentos ricos en hierro.

Hay dos tipos principales de hierro en su dieta:

  • El hierro hem se encuentra en las carnes rojas, las aves y los mariscos.
  • El hierro no hemo se encuentra en las nueces, los frijoles, las verduras y los granos enteros.

El hierro hemo es más fácil de absorber para el cuerpo que el no hemo, aunque ambos tipos son parte de una comida balanceada. La vitamina C puede ayudar a aumentar la absorción de hierro no hemo. Es bueno incluir elementos con alto contenido de vitamina C en una comida vegetal.

En el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de una mujer necesita el doble de la cantidad de hierro que normalmente necesita para ayudar a suministrar oxígeno al bebé. Esta demanda adicional aumenta el riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro.

Si no se trata, la anemia por deficiencia de hierro puede causar complicaciones en el embarazo como el nacimiento prematuro, el bajo peso del bebé y la depresión posparto.

Algunos otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro durante el embarazo incluyen:

  • estar embarazada con múltiples bebés
  • tener dos embarazos muy seguidos
  • tener frecuentes episodios de náuseas matinales

A veces puede ser difícil para las mujeres embarazadas saber si tienen anemia por deficiencia de hierro. Muchos de sus síntomas comunes son similares a los del embarazo. Entre ellos se incluyen:

  • debilidad
  • fatiga
  • falta de aliento
  • mareos
  • dolor de cabeza
  • Piel pálida
  • dolor en el pecho

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que las mujeres embarazadas comiencen a tomar una dosis baja de suplemento de hierro por vía oral (unos 30 mg al día) y se sometan a pruebas de detección de anemia por deficiencia de hierro durante su primera visita prenatal.

También animan a las mujeres que dan positivo en la prueba de anemia a aumentar su dosis a 60 a 120 mg por día. Las mujeres embarazadas deben hablar con su médico para determinar su dosis específica recomendada.

La comida para llevar

El hierro es un mineral esencial para mantener una buena salud. Los suplementos de hierro son una excelente manera de prevenir las complicaciones de la anemia por deficiencia de hierro. Si cree que puede tener anemia por deficiencia de hierro, hable con su médico sobre si los suplementos de hierro son adecuados para usted.

Deja una respuesta