Baños de lejía para el eczema

Si tienes eczema crónico (dermatitis atópica), puedes tener curiosidad por probar el remedio casero llamado “baño de lejía”. Los síntomas del eccema pueden ser desencadenados por alergias, la genética, el clima, el estrés y otros factores.

El baño es un tratamiento común para un brote de eccema porque puede devolver la humedad a la piel seca. Existen varios tipos de baños que pueden ayudar a aliviar los síntomas de un brote de eccema. Los baños de avena, los baños de agua salada y los baños de vinagre se encuentran entre los baños de remedio casero que recomienda la Asociación Nacional de Eczema.

Bañarse en una solución de agua y una pequeña concentración de lejía puede ser especialmente eficaz porque libera la superficie del cuerpo de las bacterias y reduce la inflamación.

¿Debería probar un baño de lejía para tratar su eczema? Sigue leyendo para saber más.

Cómo funciona

Un baño de lejía es único porque mata las bacterias, reduce la inflamación e hidrata la piel, todo en el mismo tratamiento. Un estudio demostró que los niños con eccema que tomaban baños de blanqueador regularmente tenían menos probabilidades de desarrollar una infección bacteriana secundaria, como una infección por estafilococos, como efecto secundario del eccema. Los baños también disminuyeron la gravedad de los síntomas en los niños del mismo estudio.

Cómo hacerlo

Para usar un baño de lejía como tratamiento para su eccema, tenga en cuenta que el baño contendrá principalmente agua y una cantidad muy baja de lejía. Una bañera estándar, que contiene 40 galones de agua, sólo necesitará media taza de blanqueador para ser un baño de blanqueador efectivo. Asegúrate de ajustar la cantidad según la cantidad de agua que haya en la bañera. Use blanqueador casero, no una fórmula concentrada.

El blanqueador debe añadirse cuando el agua esté tibia (no caliente al tacto), y debe hablar con su médico o el pediatra de su hijo antes de probar este remedio por primera vez. Asegúrese de no sumergir la cabeza en agua durante el baño de lejía y mantenga el agua lejos de los ojos durante el baño. Recuerde, no añada ninguna otra sustancia química como champú o jabón a este baño.

Un baño de lejía sólo debería durar 10 minutos. Después de remojarse por 10 minutos, enjuague su piel completamente con agua tibia. El agua caliente puede secar la piel y agravar el eczema, así que evita enjuagarte en una ducha hirviente después de un baño de lejía.

Después de este tratamiento, séquese la piel suavemente con una toalla. A algunas personas les gusta usar una loción hipoalergénica para calmar la piel y retener la humedad después de un baño de lejía. Puedes tomar un baño de lejía de forma segura hasta tres veces por semana para tratar tu eccema.

Consideraciones

Un baño de lejía no es un tratamiento apropiado para todos los que tienen eccema. Los niños menores de 2 años sólo deben recibir un baño de lejía bajo el consejo de un pediatra. Hay personas que encuentran su piel seca o irritada por la lejía. Puede realizar una prueba de parche en su piel con lejía diluida para ver si su piel se irrita al empapar la lejía.

PUBLICIDADObtener respuestas de un médico en minutos, en cualquier momento

¿Tiene preguntas médicas? Conéctese con un médico certificado y experimentado en línea o por teléfono. Pediatras y otros especialistas disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

PREGÚNTELE A UN MÉDICO AHORA.

También puede evitar los baños de lejía si tiene asma. La exposición al olor de la lejía puede desencadenar un brote de síntomas de asma. Asegúrese de que su baño de blanqueador se realice en un baño donde haya una ventana o una ventilación adecuada, ya que la exposición prolongada al olor de la lejía puede ser corrosiva para su sistema respiratorio.

Si está usando medicamentos o cosméticos que hacen que su piel sea más delgada y susceptible de desgarrarse, como los tratamientos antienvejecimiento de retinol, corticoesteroides tópicos o anticoagulantes recetados, debe proceder con precaución antes de tomar un baño de lejía. Nunca tome uno de estos baños si tiene un corte expuesto, abierto o sangrante en el área de su cuerpo que está empapando. Si puede limitar el baño de blanqueador a la zona de su cuerpo afectada por el eccema, lo ideal es que lo haga.

Hay algunas nuevas investigaciones que sugieren que los baños con lejía no son significativamente más efectivos que los baños sin lejía. Las personas que están probando los baños de blanqueador como un remedio para el eccema deben saber que un baño tradicional puede funcionar igual de bien, sin la posibilidad de que accidentalmente entre blanqueador en los ojos y la boca.

El resultado final

Hay pruebas que apoyan los baños de lejía para el tratamiento del eccema crónico, pero también hay pruebas en contrario. Aún así, es un remedio fácil de probar en casa, y hay poco riesgo.

Medir cuidadosamente el blanqueador, enjuagar la piel después y usar una crema para retener la humedad después de secar la piel son todos pasos críticos para el éxito de este remedio casero. Siempre mantén a tu médico al tanto de los remedios caseros y alternativos que estás probando para tu eccema.

Deja una respuesta