7 consejos para la ansiedad en el baño cuando se vive con la enfermedad de Crohn

Nada puede arruinar un día de cine o un viaje al centro comercial más rápido que un brote de la enfermedad de Crohn. Cuando la diarrea, el dolor abdominal y el gas atacan, no esperan. Tendrás que dejarlo todo y buscar un baño.

Si eres alguien que vive con la enfermedad de Crohn, la idea de tener diarrea en un baño público puede impedirte salir del todo. Pero con algunas estrategias útiles, puedes vencer tu ansiedad y volver a salir al mundo.

1. Obtener una tarjeta de solicitud de baño

Es difícil pensar en una situación más estresante que la necesidad de usar el baño y no poder encontrar uno público. Muchos estados, incluyendo Colorado, Connecticut, Illinois, Ohio, Tennessee y Texas, han aprobado la Ley de Acceso al Baño, o Ley de Aliados. Esta ley da a las personas con condiciones médicas el derecho a usar los baños de los empleados si los baños públicos no están disponibles.

La Fundación Crohn’s & Colitis también ofrece a sus miembros una Tarjeta de Solicitud de Baño, que le ayudará a acceder a cualquier baño abierto. Llame al 800-932-2423 para más información. También puedes obtener esta tarjeta visitando su sitio web.

2. Usa una aplicación de localización de baños

¿Temes no poder encontrar un baño en tu destino? Hay una aplicación para eso. En realidad, hay unas cuantas. SitOrSquat, una aplicación desarrollada por Charmin, le ayudará a localizar el baño más cercano. También puede calificar un baño, o leer otros comentarios de los usuarios de las instalaciones. Otras aplicaciones para encontrar baños incluyen Bathroom Scout y Flush.

3. Enmascarar el sonido

Si estás en un baño público o en casa de un amigo, puede ser difícil ocultar el sonido de lo que estás haciendo. Si estás en un baño para una sola persona, un truco fácil es dejar correr el agua en el lavabo.

En un baño para varias personas, amortiguar las mini-explosiones y los ruidosos chorros es mucho más difícil. Podrías poner música en tu teléfono, aunque eso podría llamar más la atención. Un consejo es poner una capa de papel higiénico en la taza del baño antes de ir. El papel absorberá parte del sonido. Otro truco es tirar de la cadena con frecuencia, lo que también disminuirá los olores.

4. Llevar un kit de emergencia

Dada la urgencia con la que la necesidad de ir puede atacar, hay que estar preparado. Lleve su propio papel higiénico y toallitas en caso de que el baño más cercano no esté bien abastecido. Además, traigan toallitas para bebés para limpiar cualquier suciedad, una bolsa de plástico para deshacerse de los artículos sucios, y un juego extra de ropa interior limpia.

5. Rocíe el puesto

Los ataques de Crohn no huelen bien, y si estás en un lugar cercano, tus vecinos podrían estar en problemas si no tienes cuidado. Para empezar, tira de la cadena a menudo para eliminar la fuente del olor. También puedes usar un spray perfumado como Poo-Pourri. Rocíalo en el baño antes de ir para ayudar a enmascarar el olor.

6. Relájate

Tener un ataque de diarrea en un baño público puede ser difícil, pero trata de ponerlo en perspectiva. Todo el mundo hace caca, tanto si tiene la enfermedad de Crohn como si no. Lo más probable es que la persona sentada a tu lado haya tenido una experiencia similar debido a una intoxicación alimenticia o a un virus estomacal. Es poco probable que alguien te juzgue por hacer lo que todos hacemos. Y, lo más probable es que no vuelvas a ver a nadie de ese baño público.

7. Limpia después de ti mismo

Cuando termines, puedes ocultar todas las pruebas del incidente dejando el baño como lo encontraste. Limpia cualquier salpicadura alrededor del asiento del inodoro o del piso, y asegúrate de que todo el papel higiénico llegue a la taza. Tira de la cadena dos veces para asegurarte de que todo se derrumbe.

Deja una respuesta