Ventajas y desventajas de las casas prefabricadas

Cada vez podemos encontrar en el sector de la construcción y arquitectónico cómo aumenta el interés de la instalación de construcciones modulares y casas prefabricadas. Seguro que, si echas un vistazo a los últimos diarios y a las noticias que figuran en Internet en el sector inmobiliario, encontrarás información relacionada con ello. Empresas como Algeco presentan numerosos diseños y módulos para finalidades muy distintos, como aulas, oficinas, wc portátil…

Sin embargo, ¿conoces las ventajas y desventajas de una vivienda prefabricada?

Ventajas

Para empezar, el coste de una casa prefabricada es más económico que el de una construcción tradicional. Además, se consigue que los plazos y los costes sean mucho más ajustados, cerrados y seguros gracias a que el proceso de fabricación se lleva a cabo en el taller. Al contrario, en la construcción tradicional, estos factores pueden variar: por ejemplo, el plazo puede ser alargado a causa de inconvenientes climatológicos, y el presupuesto inicial puede cambiar por diversos factores.

La velocidad también es mucho mayor, tanto para fabricar como para instalar. En apenas 3 ó 4 meses, se puede tener hecha e instalada una casa prefabricada en el lugar acordado.

Por otro lado, también facilitan sobremanera la posibilidad de trasladar el inmueble a cualquier otro terreno, con una mínima intervención y de manera poco agresiva con el medio.

Además, en cuanto al papeleo, la tramitación de las licencias y los permisos necesarios es mucho más sencilla y rápida.

Finalmente, también podemos determinar que se trata de un tipo de construcción menos perjudicial para el medio ambiente, dado que se pueden emplear materiales reciclados y reducir la energía en su fabricación.

Inconvenientes

Por otro lado, también es cierto que este tipo de construcciones necesita un tipo de mantenimiento más habitual que las tradicionales. Sin embargo, suele depender, en gran medida, de los materiales de los que esté fabricada.

Además, algunas empresas permiten pocas modificaciones, por lo que nos tenemos que limitar a los modelos del catálogo. Sin embargo, esto se soluciona si investigamos adecuadamente nuestras opciones, ya que lo ideal es escoger la empresa que más se ajuste a nuestras necesidades.

Finalmente, otro inconveniente es que la legislación está muy poco avanzada en España en este campo, por lo que puede resultar difícil que un banco ofrezca hipotecas o ayudas para adquirir este tipo de viviendas.