Cómo escoger una buena empresa de limpieza

Este año, nos tocó en casa hacer de presidentes de la comunidad del edificio en el que vivimos. A mí, concretamente. Y la Ley de Murphy quiso que llovieran todos los problemas justo cuando comenzó nuestro mandato: para empezar con buen pie, los vecinos nos instaron a despedir a la, por aquel entonces, actual empresa de limpieza, y buscar otra.