¿Cuáles son las 3 excusas más comunes para no aprender inglés?

 

 

A pesar de que estudiar inglés es uno de los propósitos más extendidos a principios de año, son pocos los que llegan a verano persistiendo en su empeño. Estos son los que se deciden a ver series y películas en versión original, los que se apuntan a academias, mantienen amistades con amigos de otros países y su plan perfecto para el verano es aprender inglés en el extranjero. Pero los que han abandonado su propósito por el camino…¿por qué lo han hecho? Estas son las excusas más comunes.

1.-Falta de capacidad para aprender idiomas

 

Unos son de ciencias, otros son de letras, a unos se les dan mejor los idiomas y a otros peor, pero la realidad es que todos nuestros cerebros tienes la capacidad de aprender uno, dos y varios idiomas a la vez. De hecho, aprender idiomas es uno de los mejores entrenamientos para mantener joven y activo nuestra materia gris.

Sin embargo, aquellos a los que les cuesta un poco más que a los demás se refugian detrás de esta excusa para abandonar su propósito. No confundas la facilidad con la incapacidad y verás con un poco más de esfuerzo irás mejorando y podrás tener el mismo nivel que los demás, no importa que tu camino haya sido un poco más largo.

2.-Vergüenza y falta de confianza

El miedo a hacer el ridículo hablando un idioma que no es el materno lleva a que mucha gente no se atreva a dar el paso necesario para adquirir una competencia completa en inglés. Estas personas son capaces de leer, escribir y entender perfectamente este idioma, pero tiene miedo de hablarlo por miedo a cometer errores, no pronunciar bien o carecer de una fluidez natural. Sin embargo, una vez que eres capaz de hablar en otro idioma con cierta soltura, aunque sea con errores, eres capaz de mejorar mucho más en las demás competencias.  

3.-La edad

A pesar de que la mejor etapa de nuestra vida para aprender cosas nuevas es la infancia y la pubertad, lo cierto es que seguimos aprendiendo cosas durante toda nuestra vida y esa capacidad no la perdemos nunca. Por ese motivo, la edad no es una excusa válida para no decidirse a aprender inglés. Tal y como hemos comentado en el primer punto, puede que no sea igual de fácil, pero con esfuerzo e interés todo es posible.

 

Estas tres excusas que te impiden aprender inglés se solucionan con compromiso, constancia y motivación. Atrévete a dar el paso y poco a poco habrás llegado mucho más lejos de lo que te imaginabas.