¿Cómo es el higienista bucodental ideal?

Los higienistas dentales cuentan con un conjunto variado de rasgos personales que les permite trabajar de cerca con sus pacientes. He aquí algunas características de un buen higienista bucodental exitoso.

 

– Comprensivo y paciente.

Muchas veces los pacientes no se sienten cómodos cuando les están realizando un trabajo dental o practicando algún examen oral. Un buen grado superior higiene bucodental debe ser empático con sus pacientes, y trabajar de la mano con ellos para que enfrenten sus miedos. Debe trabajar para que el paciente se sienta cómodo y relajado, y explicarle con tranquilidad y paso a paso el por qué realiza cada uno de los pasos del procedimiento al que está siendo sometido y las razones de salud para ello.

 

-Debe ser orientado al detalle.

La boca es una cavidad muy pequeña, y es por ello que es de vital importancia que el higienista dental ponga especial cuidado y atención a los detalles cuando realice procedimientos en la boca de su paciente. La destreza en el manejo del equipo y  herramientas médicas en ese espacio tan pequeño, también es de gran importancia, puesto que al más leve toque en un diente sensible puede resultar en un dolor extremo para el paciente.

 

– Tiene pasión por lo que hace.

Parte de la labor que un higienista bucodental realiza, es la de educar a sus pacientes sobre las buenas prácticas de higiene y salud bucal. Cuando el higienista bucodental es un apasionado por la salud oral y la salud en general, se puede llegar a convertir en un modelo a seguir por sus pacientes. Con esto puede lograr que éstos cambien sus comportamientos y hábitos de salud, y centrarse así en darle un mantenimiento adecuado y preventivo a sus dientes y encías; evitando así enfermedades futuras.

 

– Robusto en sus piernas y pies.

Con toda seguridad, los higienistas bucodentales se movilizan a lo largo del día, en algunas ocasiones están sentados, otras de pie, trabajan con movimientos repetitivos y se desplazan alrededor de su entorno clínico. Es por ello, que es de gran importancia que un higienista bucodental tenga la resistencia física que se requiere para hacerle frente a las exigencias de movilización de su labor.

 

– Es una persona positiva.

La actitud positiva de un higienista bucodental tiene un alcance muy largo y amplio. Muchos de los pacientes se inclinan por ser tratados por higienistas extrovertidos, amigables y que transmiten energía positiva, ya que esto les ayuda a bajar sus niveles de estrés al momento de visitar el consultorio dental.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *