La primera muñeca sexual con inteligencia artificial está en Barcelona

El mercado de las muñecas eróticas no tiene nada de nuevo en países asiáticos como China, Corea o Japón, aunque tampoco, en Estados Unidos. En estos lugares, ya es habitual encontrar en tiendas especializadas robots con aspecto humano, que podrían parecer, tranquilamente, una de las mujeres con las que nos podemos citar si buscamos agencias en Google, por búsquedas generales como “escorts Barcelona”.

Sin embargo, hoy hablamos de una muñeca erótica a tamaño real, con aspecto de mujer y, por primera vez, con inteligencia artificial, creada por un científico de Barcelona, Sergi Santos, quien llevaba varios años trabajando en torno a esta idea.

Este prototipo, que podréis ver en el vídeo a continuación, tiene nombre: Samantha. Pesa 40 kg, puede presumir de unos bonitos ojos verdes, sedosa melena larga y castaña y unas medidas de 90-55-90.

https://www.youtube.com/watch?v=q-JjGZv06c8

La piel de Samantha está hecha con TPE (elastómero termoplástico, un material relativamente nuevo en el mercado), por lo que su tacto resulta similar a la piel humana, muy suave. Además, en la cabeza cuenta con un pequeño ordenador que, mediante un potente algoritmo, permite procesar algunas de nuestras preguntas y respuestas para que interaccionemos con ella de la manera más natural que permite su sistema.

Santos, de 38 años, asegura que la muñeca puede realizar actividades diversas, desde hacer compañía mientras vemos la televisión hasta hacernos disfrutar del sexo, e incluso, puede llegar al orgasmo. Eso, sí: siempre y cuando su pareja sea capaz de estimularla lo suficiente.

“Estoy muy cansado de intentar explicar lo que hago y que nadie lo entienda o que me digan que no sirve para nada”, explica el científico. “Ahora, mis colegas dicen que este proyecto no tienen ningún impacto científico, pero yo pienso todo lo contrario: Samantha es muy fácil de explicar y todo el mundo entiende a la primera para qué sirve”, asegura. “Al fin y al cabo, el objetivo de la tecnología es que se entienda para poder darle una aplicación concreta y así, poder venderla”.

Su creador, además, explica que intentará que el precio se ajuste a todos los bolsillos, para

Sociosexualidad para disfrutar del sexo ocasional

buscar-interner

 

Un estudio publicado en 2014 en la revista Social Psychologial & Personality Science por Zhana Vrangalova, profesora de Psicología y experta en sexualidad de la Universidad de Nueva York, asegura que el sexo sin ataduras puede funcionar como herramienta para aumentar nuestra autoestima y reducir los niveles de estrés, ansiedad y depresión.

Sin embargo, no todo el mundo se atreve a lanzarse a una noche loca sin “día después”. Por eso, es normal que los buscadores acrediten que, cada vez más, se realizan búsquedas como “prostitutas Barcelona”, “prostitutas Madrid” y, en general, prostitutas en muchas grandes ciudades (más que en las pequeñas). Estar con una profesional del sexo evita incógnitas como qué hacer el día después o que pueda hablar de ti a vuestros círculos en común.

En cualquier caso, lo que determina Vrangalova es que todo depende de nuestra sociosexualidad, es decir, de una actitud que se determina por la motivación que cada persona tenga por este tipo de encuentros casuales. Si tu sociosexualidad es baja, preferirás una relación estable, por lo que los encuentros casuales te resultarán problemáticos. Si, por el contrario, gozas de una alta sociosexualidad, los encuentros sexuales esporádicos te ayudarán a reducir niveles de estrés y a ser más feliz.

Con tal de desestigmatizar el sexo de una noche, se han creado ya diversas páginas webs en las que personas anónimas explican sus experiencias, buenas o malas, divertidas o aburridas, para que los internautas sepan que, de estar abiertos a estas relaciones, no deben preocuparse por el qué dirán.

Por lo que, buscar, como decíamos al principio, prostitutas en Barcelona o en otra gran ciudad, debería ser visto como algo óptimo para el bienestar de quien busca estos servicios, como quien visita al psicólogo o va a darse un masaje.

El estigma del sexo ocasional

A lo largo de los años, nos han inculcado que las relaciones sexuales con una persona que no sea nuestra pareja estable eran inmorales y peligrosas, entre otros. Por lo tanto, no es de extrañar que todavía cueste conseguir que la práctica del sexo casual sea vista como

Chicas difíciles y tipos duros: ¿por qué nos gustan?

Prostitutas en Madrid. Hay muchas. Puedes elegir a la que quieras. Si miras la web de una agencia de escorts ojearás a todas las chicas y es probable que te quedes mirando a esa que tiene un gesto desafiante, como si no quisiera tener nada que ver contigo ni con nadie. Y te choca. Y probablemente te encapriches y quieras estar con ella y no con otras escorts en Madrid.

high-class-escort

Y con los hombres pasa lo mismo. A las chicas les gustan los tipos de gesto desafiante, los que pasan de ellas, los que les ponen las cosas un poco difíciles. Los que no muestran interés por ellas. Los tipos malos siempre han sido algo excitante. Y seguirán siéndolo. Si hay que escoger a un gigoló para una fiesta privada probablemente las chicas estén de acuerdo: querrán a un tipo tatuado si lo hay, aunque no sea el típico perfil de boy.

Y hablamos de escorts en Madrid y de gigolós porque aluden directamente al área más sexual, pero con cualquier chico que nos crucemos en el metro o con cualquier motera que salga al paso en una noche de pubs, el efecto es el mismo. Los hombres y mujeres duras nos atraen. ¿Intentamos esbozar el por qué?  

El prototipo de macho alfa…

Para los hombres, o concretamente para las mujeres y lo que ven en los hombres, la explicación es bastante sencilla. Es pura genética, o biología, o evolución, o como quieras llamarte… En el fondo se trata de lo mismo. Las mujeres desde la época de las cavernas estaban programadas para elegir a un hombre fuerte, veloz, atlético, que fuera capaz de cazar el alimento y de proteger a la mujer y a los hijos. Puede sonar demasiado básico pero tenía que ser así para que la especie sobreviviera. Y los instintos no desaparecen de un plumazo.

Del mismo modo que todos conservamos el instinto sexual (pura necesidad de la especie) aún conservamos otras características. Por eso los machos alfa o tipos duros atraen a las mujeres, porque los tipos blanditos no parecen buena protección para

Por qué las mujeres acuden cada vez más a escorts femeninas

El sexo de pago no es sólo una cuestión de hombres. Un estudio reciente en Reino Unido y del que se hacía eco el medio El Confidencial refleja lo siguiente: en los últimos cinco años, se ha multiplicado por tres el número de mujeres británicas que acuden a servicios de escorts. Pero no es sólo algo propio del Reino Unido. Las escorts en barcelona también gozan de una popularidad creciente aquí en España. ¿Por qué? Te lo contamos.

Una sexualidad con menos tabúes

El tiempo pasa y no lo hace en balde. Poco a poco el sexo se ha ido infiltrando en las conversaciones comunes, se ha ido normalizando, y aunque aún queden barreras por superar es evidente que la libertad con que se habla hoy de sexualidad no es la misma que había en España hace unas décadas. Y del mismo modo que se habla de sexo, que una mujer puede afirmar sin que tenga que ser señalada que es consumidora de porno… esa libertad se extiende a las prácticas. Las escorts llevan mucho tiempo existiendo pero ahora es quizás cuando se puede decir más abiertamente que una persona o una pareja recurren a sus servicios, que se rinden a sus encantos simplemente porque les apetecía hacerlo. Ése es un factor importante. Las mujeres se han liberado de muchos corsés.   

 

Ganas de experimentar

El segundo gran factor, quizás el más importante, es que hay muchas mujeres que se atreven a dar el paso de probar. Porque son lesbianas y quieren estar con escorts en barcelona o (y es especialmente interesante) porque no saben si les gustan o no las mujeres y han decidido salir de dudas. Con una escort.

 

La delicadeza de las escorts en barcelona

Quizás choque que una mujer elija a una escort para tener su primera experiencia lésbica. Pero no debe extrañar tanto. Según el estudio que se hizo en el Reino Unido, la mayoría de las mujeres que optaban por tener sexo lésbico por primera vez de la mano de una escort tenían sus razones muy claras. Con una escort tienen asegurado un

¿Conoces el masaje erótico cuerpo a cuerpo?

Los masajes eróticos son un universo que todos deberíamos conocer. ¿Por qué? Bueno, el placer que se obtiene con ellos de entrada ya es un muy buen argumento. Pero hay más. Porque los masajes eróticos representan una forma distinta de entender la sexualidad.

La sexualidad no es algo que haya que reservar a la intimidad de la pareja, o a la soledad del single, ni siquiera es algo que deba quedar en privado. La sexualidad es algo que se puede compartir y que se puede disfrutar más allá de las puertas de la casa de uno/a. Ser liberal en cierto modo es darse cuenta de que hay otras formas de disfrutar del cuerpo y de las posibilidades de cada uno y el masaje erótico en cierto modo también lo representa. ¿Irías a un salón de masajes a recibir un final feliz?

Razones por las que debería ir (o por las que el masaje erótico cuerpo a cuerpo te encantará)

Los masajes eróticos tienen diferentes modalidades. Los hay receptores o interactivos, según si el cliente puede tocar o no a la masajista, y según cuántas personas te lo hagan o las técnicas que usen… hablamos de uno u otro masaje. Ahora mismo te vamos a contar por qué si vas a por un masaje erótico y pides un cuerpo a cuerpo, tu satisfacción va a ser total.

Todo comienza poco a poco. La masajista va a recibirte en tanga en una habitación con tatami y espejos, donde podrás ver toda la sesión desde diferentes puntos de vista, sin perderte un detalle.

Inicia el masaje por los pies del cliente, masajeando con las manos. Después sube por las piernas y empieza a usar su cuerpo: aplica sus antebrazos y hace movimientos profundos, lentos, por las piernas y la espalda.

Después con el pecho desnudo empieza a hacer suaves caricias por el cuerpo del cliente, estimulando las zonas de placer, haciendo de la sesión una experiencia intensa en la que el cliente también puede acariciar el cuerpo de la masajista.

Y luego el cliente se da la vuelta para que la masajista use …